Posteado por: PregonandoAndo | junio 29, 2010

Carta para una hermana enclaustrada

A ti, hermana, mujer, dama de Dios. Cada palabra podría hacer eco en el silencio que te acompaña ahora en tu vida. El pensar que cada paso que das, le da un significado aun más grande a nuestra madre y a cada uno de los que hacemos parte de ese Clan aumenta la admiración que te profesamos. Ahora estas palabras son para hacer una elegía a tus esfuerzos espirituales, que han desbordado tu alma y han desembocado en el honorable silencio de estos santos aposentos. A cada paso que des, ten en cuenta que tu Dios, el de nuestra madre y abuela, te acompaña; guarda en cada latido de tu corazón el coraje para permanecer en esta construcción de vida, donde desplazaste la humillación de un mundo atroz, mundano y sin sentido. Ahora, aquí, donde la resonancia del eco de este silencio perpetúa la fe; pido que  te guíe, te oriente para que tu cuerpo y alma enclaustrados estén siempre en consonancia con tus pensamientos.

 Tantos recuerdos se tejen al escribirte, pero sólo es relevante expresar cuan fugaz es la vida, míranos, cada uno de nosotros haciendo una vida. Pasamos del cobijo de nuestra madre a escoger un camino. Miremos el rostro de cada uno, donde se ha labrado un ser tan distinto que cuesta pensar que de pequeños a grandes podemos realizar tan fantásticas cosas.

¿Qué harás en tu silencio? o mejor dicho como me escribiste alguna vez, ¿qué guarda tu silencio? Podría perfectamente responderte, guardas amor, guardas angustias que solo Dios puede arrancártelas, en efecto guardamos tantas cosas en nuestro silencio, pero solo te pido, desde mi alma de poeta, que perdure en ese yacer la entereza para mantenerte como una mujer íntegra, soñadora, una mujer de palabra, donde la razón y el corazón tienen un punto de equilibrio. Sé esa guerrera de Dios que pone en su propia alma las mejores proezas de misericordia, de solidaridad y de respeto hacia sí misma y los demás. Y por el contrario, no seas un instrumento ciego de aquellos que hacen ver tu Dios como lo que no es, porque más que nadie, sabes que ese Dios, es más que amor.

 Sólo queda admirarte y quererte a través de estas rejas, que le ponen hierro a los abrazos y a los besos, pero son hierros que en tu voluntad fueron erigidos para hacer de tu espíritu una fortaleza.

Caballero de Piedra y Silencio.


Responses

  1. Suspiro mientras los ojos se llenan de agua. Que tu y tu familia adquieran esa fortaleza que admiras en tu hermana y que ella encuentre en su decisión, la paz que todos vamos buscando de otras tantas maneras.

    Un saludo,

    Cati

  2. Loable dedicatoria y reconocimiento a un ser de luz de tus afectos muy cercanos. Es un escrito muy sentido. Percibo tu espíritu y tu amor familiar.

    Te abrazo con especial afecto!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: